Enlivened Learning

Navigation Menu

Gathering of Kindred Folk Re-imagining Higher Education!

Gathering of Kindred Folk Re-imagining Higher Education!

Posted by on ago 12, 2015 in all posts, on the road | 0 comments

As you may be are aware, there is a knowledge movement slowly building all over the world, an emerging network of lets call them Eco-versities for now – of people and communities reclaiming their local knowledge systems and imaginations to restore and re-envision learning processes that are meaningful and relevant to the call of our times, that cultivate new stories and possibilities, that re-connect and regenerate diverse ecological and cultural ecosystems.

El Manzano course strings  copy

From the start of our adventures in this landscape of these diverse ecologies of knowledges focusing on Higher Education emerging around the world we dreamt: – what if these places could share their experiences, knowledges, their learning approaches amongst and between themselves and strengthen the beautiful and important work they are all doing?! What even more wondrous and powerful transformations could occur! As we visited places across different countries, as well as writing and making films, we took on ourselves the role of traveling story-tellers – telling stories to people we met of the other places we had visited and what they had been doing. Some links between places started to emerge through this as people and places begun to hear more about each others’ work.

Now that our physical journey to many of these places has come to a rest, as well as carrying on writing and editing the films, we have put our energy into that original dream.

We are really excited to have co-created with Manish Jain from Swaraj University (Udaipur, India) a Gathering of Kindred Folk Re-imagining Higher Education! This ‘Re-Imagining Higher Education’ event will gather more than 50 other leading visionary-doers and thinkers from more than 20 countries at Tamera Peace and Research Centre, an eco-village in southern Portugal this August (from the 20th – 26th).

We are gathering this group from a variety of learning places around the world – to share experiences, wisdom, insights and challenges to learn about how transformative learning is being imagined and enacted in each place. Our primary focus is to bring together people who are hosting or who are deeply involved with ‘alternative’ or ‘post-traditional’ places of higher education, or who are somehow re-imagining higher education in their work. Many of these have emerged from different social movements, ecological movements and indigenous communities.

During the six days we will spend together in Portugal we will host an interactive process through a structured un-conference format where there will be a lot of time for sharing and co-creating with self-organizing sessions and open-spaces. Our intention is to co-create a gathering that can propel this movement forward, where stories are shared, creative sparks fly, and friendships and alliances are woven. We hope to be able to explore common emerging themes such as sustainability and social justice; unlearning and decolonizing; indigenous ways of knowing; healing; gift culture; re-engaging community, nature and the built environment; local media; literacies; the question of certification; mentoring; rites of passage; right livelihood and social/eco entrepreneurship, and many others. We will keep you posted on how the event goes on our Facebook and Twitter page. We will also let you know how you can participate in this emerging network.

Read More

Artisans of Meaning

Artisans of Meaning

Posted by on ago 13, 2014 in all posts, on the road | 1 comment

So… we decided to write from the present and share the journey of what it has been like to transform the materials from our year of visiting all of these amazing innovative places of higher education around the world into a series of films. We plan to continue writing about places further on in our trip that we still have not blogged about – to write about them as we are finishing drafts of films.

This ‘making of’ has been quite a ride in itself because of the breadth and amount of material: we recorded over 140 hours of film, with over 80 interviews, visited 21 places in 10 countries. But… it has also been an adventure because rather than editing this material just from our perspective we wanted to involve friends and kindred folk in the making of the films. We also really wanted creative input from people we visited and met along the way, to bounce off our experiences and interpretation of the places visited against the views and experience of those who founded them and of the young people who had gone through them.

photo-51.JPG

We also want in this project to learn and experiment with a different way of creating knowledge and a story — together — that is collective, rather than so individually-focused. We felt that co-creating would mirror the learning that is occurring in each of the places to be represented in each film. We want to embody in the making of films some of the principles we learnt along our journey: mainly the power of openness, serendipity, co-creation and gift culture. We want to tap into the synergy of having diverse minds and hearts and eyes crafting together stories which are about learning and living and sharing in a different way.

photo-49.JPG

We are now in rural southern Oregon, a dry region of high desert. It is the height of summer and a thunderstorm has just rolled by and breathed some cool air into the valley giving us some rest from the wildfire-induced smoky air. I look out of the window onto the garden where we have been growing some vegetables and herbs since we arrived. The garden keeps us connected to rhythms of nature’s growth and the life of plants are a nice reminder of the living things that are all around us — providing much –needed breaks from the screen and computer that are the tools of an editor.

Our intention is to make these films within a community of friends.

Nothing substitutes the power of face-to-face interaction when we make things together. We were lucky to have experienced this on numerous occasions during our journey – the intensity of being in the same place and intimately sharing ideas, feelings and intuitions, drawing and sketching ideas, building models and mindmaps, moving pieces of paper around, pointing at a screen or photo, sticking notes on a wall, going for walks, cooking and eating together.

Screen shot 2014-08-11 at 11.46.27.png

Enlivened Learning Map by Manuela Pereira

But we ended up in a small rural town where Kelly was born, slowing down with the birth of our first baby —- the friends we met or re-encountered along the way are scattered around the globe.

So we devised another way of maintaining a creative community that would nourish each other and participate in the making of these films. Experimenting with various online tools and platforms we are navigating places of co-creation. Our friends from India, Argentina, Brazil, Chile, Colombia, Mexico, USA, Canada, UK and France have been participating in this co-creative process. A syncretic mix of emails, online meeting groups, Skype group chats, a vimeo page to host our interviews and work in progress and a website where we share transcripts, ideas and conversations – provides the architecture where we meet and work.

Screen shot 2014-08-11 at 11.49.33.png

This has meant adapting a working environment and editing workflow so as to make it available online and distributed across people, places and timezones. It has also meant opening up the making process out of the ‘editing room’ so that others are watching, transcribing and annotating the interviews, and discussing early drafts of the films together. Beyond this, we have also become a creative community, making maps and images, animations and posters all which are further enlivening the stories we are telling.

Screen shot 2014-08-11 at 11.47.48.png

Enlivened Learning Logo Animation made with Madhur Anand

Thinking about this process of editing and finding the threads significance across the range of materials – interviews, action sequences, shots of places, people, events, photographs and sound recordings – we came up with the name of the group as ‘Artisans of Meaning’. This name emerged because we are crafting and weaving the meaning of each film through the strands which stand out for each of us, which move us and which we all find significant. The films then emerge as a tapestry of this process.

We also see and have experienced the group as a way to learn together through the materials. Again we took on board a lesson from our journey of the importance of creating situations whereby we can learn together whilst connecting this learning to real issues happening in our lives. We saw the wonderful opportunity of learning together around the making of a film, as well as learning of the topics that the film covers.

Poster1.jpg

Enlivened Learning Poster
created by Ali Hodgson

For Kelly and I this community has been invaluable. It has been a tremendous source of nourishment — rather than a typical editing process that is often quite lonely and isolating as editors, writers, filmmakers and many others with a ‘making craft’ may recognize. But much more than that, co-creation has often opened up many wonderful new avenues and perspectives on these stories we are telling, helping us to shape them in a way that is more clearly expressed and relevant.

Now we have been some 10 months into this process. We are about to finish a draft of our fourth short(ish) film. We still have some way to go, we plan 6 films of 6 of the places visited before tackling the feature film which will be a story of the whole journey. And this is before the second stage of editing next year which will be on films of the places we visited that are focused on arts and cultural expression.

I think back to something I wrote some months ago under the title ‘Meeting Hospitality and Friendship on the Road’ (http://enlivenedlearning.com/2013/01/06/). This post was an expression of gratitude for the generosity, hospitality and friendship we met along the journey. I also described here an experiment of the open sharing of ideas amongst academic friends whilst living in the UK, in the ‘amateur academic adventurers club’. Amateur because we were engaged in something we loved and enjoyed, as the Latin roots of the word imply, an adventure’s club because it sounded fun and suggested that the pursuit of ideas and social inquiry can have the quality of an active running forth, an investigation and act of discovery. As I also wrote, the group was an attempt to create a place outside the atmosphere of institutional and often interpersonal toxicity that haunts the walls of the academy, to cultivate the opposite, an environment of hospitality, friendship and the nurturance of ideas. Something that would enrich our own enquiries and enliven our sense of possibility of making, relating and thinking. The Artisans of Meaning has also been an extension of this beyond the world of film-making. It has been an exploration of a way of making a film beyond an industrial model of filmmaking to one whereby the making is also an opportunity for learning together and cultivating relationships as a priority, rather than a by-product. As a friend once put it ‘making is connecting’.

Read More

El arte de la rebelión, parte 1 – Oaxaca

El arte de la rebelión, parte 1 – Oaxaca

Posted by on dic 13, 2012 in all posts, Mexico, Universidad de la Tierra | 0 comments

Esténcil retratando la modificación genética del maíz, centro de Oaxaca. Foto tomada por Udi.

Esténcil retratando la modificación genética del maíz, centro de Oaxaca. Foto tomada por Udi.

Ya desde el primer día en que comenzamos a caminar alrededor de la ciudad, notamos que existía algo distintivamente rebelde e innovador en la cultura política del estado y ciudad de Oaxaca. Parecía haber una cierta energía presente, en el aire, en los posters políticos y en las pintadas en las paredes. Pero también, desde la supresión de la rebelión en 2007 (sobre la que Kelly escribió un poco en el post previo) el estado Mexicano ha establecido una constante y amenazante presencia policial: se pueden ver todos los días en las calles de la ciudad policías militares patrullando, con sus oficiales siempre vestidos de uniforme negro, chalecos antibalas y a veces usando máscaras de ski negras (pasamontañas), circulando alrededor de la ciudad en camionetas pick-up con ametralladoras listas.

Oaxaca Rebelde, camisetas, foto tomada por Udi.

Oaxaca Rebelde, camisetas, foto tomada por Udi.

La ciudad alberga una diversidad de experimentos en términos de vivienda, organización y creación, que se están llevando a cabo desde hace al menos 10 años. La identidad y las formas de organizarse, de aprender y de relacionarse con el otro y con la naturaleza indígenas son muy importantes en estos experimentos oaxaqueños para vivir y resistir. Las formas indígenas de conocer y conceptos y prácticas claves, tales como “comunalidad” e “interculturalidad” (sobre los cuales escribimos en otras publicaciones) se han vuelto muy importantes en esta cambiante cultura política, lentamente llegando a las escuelas y a las universidades de la región, empujadas por activistas indígenas e intelectuales.

Durante nuestro tiempo en Oaxaca nos encontramos con diferentes tipos de experimentos y experiencias sociales, políticas, artísticas y ecológicas, llevándose a cabo en diferentes lugares de la ciudad. Tuvimos la suerte de conocer y pasar un tiempo en uno de estos experimentos, que es tanto social como ecológico, artístico y político; que es creativo y crítico. Este “experimento” es la Universidad de la Tierra, o Unitierra, como es llamada generalmente.  Unitierra ha sido, desde sus comienzos en los 90, un referente importante en este proceso de fermentación de nuevas formas de vivir que se ha dado en y alrededor de la ciudad. En nuestros próximos posts escribiremos sobre las experiencias, encuentros y aprendizajes en Unitierra.

Lo que quiero describir aquí (en esta publicación) es el sentido más expresivo que tuvimos de esta cultura de la rebelión, tanto aquí en Oaxaca como en Chiapas, donde también pasamos un tiempo.

Mural de Zapata, Oaxaca,  foto tomada por Udi.

Mural de Zapata, Oaxaca, foto tomada por Udi.

Las paredes de Oaxaca están cubiertas de murales, grafitis, esténcils y pósters políticos. La ciudad también alberga muchos colectivos de artistas y espacios creativos que producen esta colección rica de imágenes. Kelly y yo sentimos como estas imágenes hablan sobre preocupaciones presentes, ideas claves y esperanzas de esta ambiente político: la apropiación de tierras y recursos por parte de corporaciones y la imposición del maíz genéticamente modificado; la continua opresión y violación de derechos por parte del Estado; la indigeneidad; las comunidades intentando vivir de una forma diferente, en equilibrio entre ellas y con la naturaleza.

Gemelas, grafiti, Oaxaca, Foto tomada por Udi.

Gemelas, grafiti, Oaxaca, Foto tomada por Udi.

Una mañana temprano caminamos alrededor del área céntrica y encontramos lo que se

oaxaca - gm corn wall stencilconvirtió en nuestro esténcil favorito, pintado sobre la pared de una pequeña calle, al

lado de un espacio de arte colectivo, a unos pocos minutos de la estación de autobús.

La simple pero a la vez elegante imagen muestra una mujer apuntando con un arma a un grupo de figuras vestidas con trajes de radiación o contaminación, que parecen estar plantando una nueva especie o robando el maíz que la mujer había plantado. Ella está usando un clásico pañuelo indígena en su cabeza, mientras que las otras figuras representan fuerzas externas aliadas a las corporaciones que están presionando al Estado y a los granjeros locales a adoptar maíz genéticamente modificado (hay una publicación del blog que trata específicamente este tema). Por lo tanto, esta imagen, aunque simple, muestra un problema que alcanza a muchos campesinos y comunidades indígenas en diferentes partes del país, y muestra un concepto de resistencia en la cual las relaciones normales de poder se encuentran invertidas.

Póster para un evento de un artista de grafitis, Oaxaca. Foto tomada por Udi

Póster para un evento de un artista de grafitis, Oaxaca. Foto tomada por Udi

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Este arte de los murales políticos comenzó a realizarse casi 100 años atrás en México. Data del período posterior a la revolución Mexicana de 1910 que derrocó al dictador Porfirio Díaz y fue creado e impulsado por campesinos, indígenas y personas que habían perdido sus tierras en manos del Estado. El antropólogo mexicano Guillermo Bonfi Batalla, quien acuñó el término “México profundo” para referirse a la cultura Meso-americana que continúa influenciando la cultura nacional mexicana, ha sido una figura muy influyente en los debates relacionados a las condiciones pasadas y presentes de las poblaciones indígenas que viven en México.

Siqueiros, 1958, Museo de Arte Moderno, Ciudad de México, foto tomada por Udi

Siqueiros, 1958, Museo de Arte Moderno, Ciudad de México, foto tomada por Udi

La noción de “México profundo” contrasta fuertemente con lo que Batalla llama “México imaginario”, o el México que ha tratado de imaginar su camino hacia una existencia dominante y ha fallado, a causa de la continua fuerza de las millones de personas que conforman el México Profundo.

Su nombre ha sido también recurrentemente mencionado en las conversaciones que tuvimos con varias personas en México. Batalla escribió lo siguiente sobre la prevalencia de dichos murales en el período post-revolucionario:

 “Cientos de metros cuadrados de murales adornan todo tipo de edificios públicos en las ciudades de la república. Hay murales en los edificios de gobierno y en las oficinas públicas, en mercados y hospitales, en escuelas y bibliotecas, en fábricas y en lugares de trabajo. En estos murales, la imagen del indio es prácticamente indispensable. Raramente falta alguna alegoría al mundo pre-colonial, que frecuentemente sienta las bases o preside sobre las escenas del mundo de hoy o de mañana.”  (traducción directa, no oficial del libro México profundo en inglés)

 Mural-Diego-Rivera- foto de Mirairi Erdoza - de: http://fr.fotopedia.com/items/anboto-2umoIxo9DBo

Mural-Diego-Rivera- foto de Mirairi Erdoza – de: http://fr.fotopedia.com/items/anboto-2umoIxo9DBo

En la primera mitad del siglo XX, la generación más internacionalmente famosa de artistas mexicanos (Frida Kahlo, Diego Rivera, Gabriel Orozco y Siqueiros) estaban también profundamente inmersos en la política de aquellos tiempos y en el período post-revolucionario centrado en la construcción de una identidad nacional. Los últimos tres estaban incluso involucrados en proyectos de murales a gran escala financiados por el Estado mexicano como parte de sus aspiraciones nacionalistas. Como afirma Batalla, esta búsqueda de identidad generalmente volvía hacia las raíces indígenas, utilizando aspectos de éstas que podían ser fácilmente apreciados:

 “la bucólica vida del campesino, artesanías populares y folklore. En la música, la danza, la literatura, y las artes plásticas, la temática del indio proveía los elementos básicos para dar forma a una vasta corriente nacionalista bajo el patronazgo del gobierno.” (Traducción directa, no oficial del libro México profundo en inglés)

 

Para Batalla, los museos también jugaban un rol clave en este proceso de exaltación de las raíces indígenas mexicanas, algo que se puede ver claramente en una de las atracciones más famosas de México: el Museo Nacional de Antropología en el Parque Chapultpec, en una zona adinerada de la ciudad. Pasamos muchas horas en el museo pero tan sólo logramos ver una pequeña fracción de él, abrumados por la enorme cantidad, diversidad y calidad de los objetos expuestos.

 Museo Nacional de Antropologia, Ciudad de México, foto tomada por Udi

Museo Nacional de Antropologia, Ciudad de México, foto tomada por Udi

El museo está dividido en las diferentes regiones geográficas mexicanas, cada una con sus grupos étnicos. Cada sección tiene dos pisos: el piso de abajo siempre expone los tesoros de “las civilizaciones pasadas”, mientras que el de arriba muestra la vida actual de estos grupos étnicos. Justo fuimos un domingo, día en que los museos son gratuitos para los mexicanos, por lo tanto, la gran cantidad de personas, en particular padres con sus hijos, hacía al lugar aún más abrumador. Muchos de los niños parecían estar haciendo algún tipo de tarea, yendo y viniendo de una habitación a otra, escribiendo en anotadores. Por el contrario, los cuartos del piso de arriba, los que muestran la vida cotidiana de los grupos étnicos hoy en día, estaban silenciosos y las exposiciones eran todo menos vivas o animadas. Este contraste entre el pasado exaltado como parte de la formación de la historia mexicana nacional y la falta de atención a las condiciones presentes de los pueblos indígenas es uno de los temas principales en el trabajo de Batalla:

 

“La presencia indígena, como se muestra en los murales, museos, esculturas y sitios arqueológicos, todos ellos abiertos al público, es tratada básicamente como un mundo muerto. Es un mundo único, extraordinario en muchos de sus logros, pero sigue siendo un mundo muerto. El discurso oficial, traducido en el lenguaje de las artes plásticas o de la museografía, exalta a ese mundo muerto como la semilla que dio origen al México de hoy. Es el pasado glorioso del que debemos sentirnos orgullosos, que nos asegura un gran destino histórico como nación, a pesar de que la lógica de esa afirmación no esté del todo clara. El indio vivo y todo lo que sea indio, es relegado al segundo piso, cuando no es ignorado o negado. Al igual que en el Museo Nacional de Antropología, el indio contemporáneo ocupa un espacio segregado, desconectado del pasado glorioso, así como del presente, que no le pertenece: un espacio prescindible. A través de una hábil alquimia ideológica, ese pasado se convirtió en nuestro pasado, una simple referencia a lo que existía como una especie de premonición de lo que México es hoy y lo será en el futuro. No tiene ninguna conexión real con nuestra realidad actual y nuestro futuro colectivo.” (Traducción directa, no oficial del libro México profundo en inglés)

 

Los objetos artísticos y las expresiones visuales que hemos visto en México en el inagotable Museo de Antropología, en los templos, el trabajo de los artistas del siglo XX como Kahlo, Rivero y Sequeiros, los murales y el arte callejero en Oaxaca y Chiapas, me hicieron reflexionar más sobre estas conexiones entre el arte, la política, y las construcciones de identidades. Nuestra breve pero profunda inmersión en el arte de la costa noroeste de Canadá nos enseñó mucho sobre los lenguajes y la gramática que hablan a través de las formas, la profunda relación con el lugar, las historias talladas convertidas en seres vivos sagrados para estas comunidades y la importancia en su rol para preservar prácticas culturales e identidades (ver la publicación sobre el Freda Diesing School).  ¿Cómo se relaciona lo que experimentamos sobre el arte mexicano con lo que experimentamos en Canadá? ¿Cuál es el lugar del que emerge este arte? ¿De qué lenguajes, formas e historias proviene? ¿Cómo preserva las prácticas culturales e imagina nuevos futuros e identidades?

Pintura votiva de la colección Frida Kalho, casa de Frida Kahlo, Ciudad de México, Foto tomada por Udi

Pintura votiva de la colección Frida Kalho, casa de Frida Kahlo, Ciudad de México, Foto tomada por Udi

Kahlo, Rivera, Siqueiros y muchos otros artistas de su generación estaban involucrados en el período de la post-revolución mexicana, de la elaboración de una nueva identidad nacional, como explicó Batalla. Como artistas estaban creando un nuevo imaginario para el país recurriendo a diversas tradiciones pictóricas locales y de vanguardia, como el surrealismo y la pintura votiva en el caso de Kahlo, o la pintura mural y el realismo social de Rivera. Estos fueron los artistas que también estaban profundamente involucrados en las luchas políticas e ideológicas de su época. Tanto Kahlo como Rivera estaban preocupados por las cuestiones de identidad nacional pero eran a la vez comunistas comprometidos.

Foto tomada por Udi del espacio (y la pared) entre el Templo Mayor y la Catedral, Ciudad de México

Foto tomada por Udi del espacio (y la pared) entre el Templo Mayor y la Catedral, Ciudad de México

Con estos pensamientos en mente, las imágenes que vimos en las paredes de Oaxaca y en los colectivos de arte de la ciudad comenzaron a tener más sentido. Estas imágenes también estaban conectadas al lugar, a historias y a prácticas culturales: la cultura de protesta, una iconografía de la rebelión y la lucha contra el Estado, el apoyo a la cultura indígena. Estos fueron intentos de elaboración de un nuevo imaginario de la solidaridad y de la lucha contra las diversas formas de opresión utilizando el lenguaje de los esténcils, los grafitis, los carteles políticos, etc. El maravilloso libro Teaching Rebellion (Enseñando la Rebelión), que es una recopilación de testimonios personales de aquellos presentes en la rebelión de los maestros en Oaxaca, dice también algo sobre esta expresión visual de la cultura política. En la introducción del editor describe cómo los artistas de grafitis jugaron un papel crucial desafiando los medios de comunicación dominados por el gobierno, apropiándose de otros espacios de comunicación: las paredes de la ciudad:

“Estos artistas utilizaron su creatividad e imaginación para representar visualmente los marginados, explotados y oprimidos, así como para promover una cultura anti-capitalista  en Oaxaca. El movimiento demostró su capacidad no sólo para organizar actos políticos, sino para crear manifestaciones artísticas y culturales, para recuperar una historia de Oaxaca que no estuviera  mediada por el brillo del turismo.” (Traducción directa, no oficial)

Esténcil: multinacionales, Oaxaca, foto tomada por Udi

Esténcil: multinacionales, Oaxaca, foto tomada por Udi

“El gran triunfo”, grafii, Oaxaca – foto tomada por Udi

En algunas de estas obras, el indio, que como nos cuenta Batalla había servido únicamente para representar un fósil de la gloria pasada y, como tal, un ingrediente inocuo contribuyendo a la identidad nacional, aparece como sujeto vivo, como alguien contestando o resistiendo la situación actual. Tal es la fuerza de la resistencia de la mujer indígena del México profundo que apunta con un arma a quienes quieren imponer el maíz genéticamente modificado, quienes quieren imponer una cosmovisión ajena.

Mujer indígena con escopeta, esténcil, Oaxaca, foto tomada por Udi

Mujer indígena con escopeta, esténcil, Oaxaca, foto tomada por Udi

Estos artistas callejeros mostraban también algo que luego llegamos a conocer más profundamente durante nuestra estadía en Oaxaca: la importancia de la autonomía frente a diversas instituciones estatales o empresariales de las que nos hemos hecho dependientes  entregándoles la organización, producción y control de nuestra educación, salud, alimentación,  comunicación e incluso saneamiento (más sobre esto en breve). En este caso, las paredes de la ciudad son un medio de recuperar los espacios para la comunicación y la expresión visual.

Colectivo de grabadores, Oaxaca, foto tomada por  Udi

Colectivo de grabadores, Oaxaca, foto tomada por Udi

Póster de la solidaridad zapatista en el estudio de un artista de grafitis, Oaxaca - foto tomada por Udi

Póster de la solidaridad zapatista en el estudio de un artista de grafitis, Oaxaca – foto tomada por Udi

Read More